Bio


Habiendo cursado estudios universitarios, teniendo al inglés como segunda lengua, al charrúa incrustado en el adn, hablando francés luego de haber trabajado 8 años para l´Ambassade de France, siendo bachiller de ingeniería y amando la matemática y sabiendo que la Teoría de la Relatividad es uno de los poemas más bellos, escribir poesía es ineludible.

El que se expresa es ese ser que zigzaguea y se nutre, dentro de un cuerpo y una sociedad que intenta moldearlo y adaptarlo, pero que se escurre por la tinta y llega a ti en palabras con las cuales se dibuja y tu lo ves. No hay en el poeta una formación académica, no puede haberla, no se fabrica, está ahí, a pesar de uno mismo, y pulsa y vibra y late tan fuerte que es imposible impedir que se evidencie. Es vida condensada que necesita expandirse y sólo es, cuando toca y envuelve al interlocutor, en el gusto o en el desagrado, pero nunca indiferente. Por eso escribo en castellano, inglés, francés, brasilero y charrúa, porque soy todo eso, porque vivo todo eso y me muevo en este universo en todos esos lenguajes, me configuran la mujer que soy, la bailarina que escribe con cadencia afinada, mis estudios de matemática y física cuántica delinean la poeta en tu mente con trazos impresionistas, dejándote una emoción como una ecuación exacta, absoluta, que no necesita demostración porque tú lo entiendes claro.

Por eso escribo, con toda humildad, para expandir tu mente y llenarla de arte, de sentido, para que aprendas un lenguaje que es interno y que te conecta con la vida a través de tu hemisferio derecho del cerebro. Es otra frecuencia, sutil, exquisita, como decían los griegos, las bellas artes nos alejan de la bestia y nos acercan a los dioses. Escribo poesía por puro buen gusto, por evolución, por amor, como una reverencia a la humanidad. La vida es mi informante, camino, camino toda la ciudad, el país, escribo en una esquina recostada a un semáforo, en un parque, en el ómnibus, me nutre la vitalidad, la riqueza de sucesos entre seres humanos, sus palabras, sus gestos, sus intenciones. Los retrato en las palabras que salen del corazón, aunque mi mente se rebele, no hay tiempo en la poesía, soy la eternidad y la belleza y el perfume de mi tierra, pura sensibilidad suavemente ondulada.

No puedes ver mi foto en la tapa, pero puedes sentir el aroma de mi sangre escurrirse por tu mente impregnando tus neurotransmisores de melodía atemporal que te transporta a cualquier lugar, donde tú elijas ir. Disfruta del viaje…

Bilu inchala